En frecuencia contigo


La resilencia: Una actitud de vida que todos podemos desarrollar.

La resilencia: Una actitud de vida que todos podemos desarrollar.

Quien no ha tenido momentos difíciles en la vida?, situaciones que desearía no estar vivenciado debido a que no las entiende y/o le parecen injustas? problemas que por sus implicaciones son casi imposibles de llevar? o simplemente porque han hecho pasar un muy mal momento emocional?. Es ahí donde la resilencia como una capacidad psicológica sale a flote y permite superar aquella circunstancia percibida como negativa en ese momento.

Pero que es la resilencia? Es una actitud de vida en la que a pesar de lo que experimentemos, podemos continuar observando dicha situación, que en un principio es negativa, como positiva en tanto se asuma como una oportunidad de crecimiento personal, psicológico, social convirtiendo la sensación de derrota en una increíble posibilidad de  aprendizaje. Según la Real Academia de la Lengua (RAE), la resilencia es “la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límites y sobreponerse a ellas”; esta definición es ampliada por  Rosario Linares en su blog resaltando el fortalecimiento personal que los seres humanos resilientes posterior a la solución de la dificultad que la vida le presentó, es decir que no solo sobrepasa este mal momento sino que lo utiliza para crecer y desarrollar habilidades que antes no se habían potencializado.

Pareciera que la resilencia es entonces un acto de magia posterior a una circunstancia de la vida compleja, pero realmente no; es una habilidad de nuestro repertorio psicológico que como tal debemos vivenciar, desarrollar, reforzar y mantener viva a lo largo de nuestra existencia. La resilencia se aprende y el primer espacio de adquisición de la misma es en el hogar, cuando los niños a edad muy temprana observan a sus padres enfrentando problemas con actitud positiva, de reto y motivación frente a la superación de las adversidades. En el colegio también tienen modelos significativos en el desarrollo de esta habilidad en tanto que profesores y pares sean ejemplos de fortaleza y empoderamiento personal. Siendo también una actitud de vida, los resilientes se hacen a sí mismos cada vez que se ven expuestos a circunstancias problemas que sin haberlo pedido los retan y les exigen superación personal.

Debido a que la resilencia es una habilidad que se aprende y desarrolla, es casi inherente que tiene en un espacio significativo en el cerebro humano. Existen investigaciones que demuestran mayor activación de la corteza prefrontal izquierda (zona encargada de la solucione de problemas cotidianos) y conexiones neuronales más fuertes en el camino de la amígdala (centro de las emociones) a la corteza prefrontal (lugar en el que se ordenan, priorizan las alternativas de afrontamiento de problemas) en aquellas personas que son resilientes, lo que permite entender por qué se afrontan las vicisitudes sin que las emociones más primitivas bloqueen los pensamientos positivos.

Pero que es una persona resiliente y cómo podemos aumentar nuestra resilencia y la de nuestros chicos cotidianamente? Aquí unas claves.

Eres Resiliente si:

  1. Te conoces y eres consciente de tus potencialidades y limitaciones y por tanto has estructurado un adecuado autoconcepto y una sólida autoestima.
  2. Confías en ti mismo pues sabes que alguna solución creativa se te vendrá a la mente para solucionar lo casi imposible de solucionar.
  3. Utilizas un lente de positivismo a pesar de las dificultades. Siendo objetivo, sabes que puedes convertir esta dificultad en reto y disfrutarlo mientras que lo afrontas.
  4. Te rodeas de personas que también reflejan actitud positiva y por tanto cultivas y cuidas a las amistades que brindan el soporte que necesitas para salir adelante a pesar de algunas tormentas.
  5. Controlas tus emociones y no las situaciones. Sabes que las situaciones no se pueden cambiar pero si la forma en qué piensas, sientes y actúas frente a ellas.
  6. Eres flexible y creativo en cuanto a las soluciones que pueden surgir para sobrepasar los momentos difíciles.
  7. Sabes que la tenacidad, motivación y actitud positiva frente al logro de los propósitos facilitan el mantenerte fuerte hasta que superes con satisfacción personal las circunstancias problemáticas.
  8. Tu buen humor hace que seas feliz a pesar de las adversidades, te ríes de ti mismo hasta en los momentos más difíciles y oscuros.

Tips para fortalecer nuestra resilencia:

  1. Proponerse ser positivo, a pesar de que la situación no muestre ningún ángulo favorable, usted búsquelos, siempre hay algo de lo cual sacar provecho.
  2. Busque siempre desarrollar y fortalecer relaciones sanas y seguras que le permitan sentirse respetado, apoyado y querido, esto le dará poder para afrontar las vicisitudes. Distánciese de las opiniones negativas que potencialmente le perjudican en el camino del afrontamiento de problemas cotidianos.
  3. Visualice el cambio como una oportunidad de mejoramiento y crecimiento. Sea creativo y flexible para percibir las dificultades como pasajeras, solucionables y enriquecedoras.
  4. Luche con las ideas instauradas de que la equivocación siempre trae fracaso, auto-reproches y sensaciones de minusvalía. Erradique de su vida el temor frente a la equivocación, la cual simplemente es el primer peldaño para lograr lo que en algún momento parecía imposible.
  5. Escriba las posibles soluciones a la situación que está atravesando y láncese a solucionarlo… qué puede perder? Qué puede ser lo más grave de que esa no sea la solución? Por lo menos lo intento!!! Busque un aspecto positivo de cada dificultad.
  6. Sonría una vez más cada día.

Y ahora qué puedo hacer para que mi hijo aprenda a ser resiliente?

  1. Exprésele constantemente a su hijo sus habilidades y fortalezas buscando fortalecer su autoconocimiento y autoconciencia personal (habilidades trabajadas en la clase de liderazgos sistémico en el LCB).
  2. Identifique los errores en su comportamiento e invítelo a mejorar.
  3. Reconozca las habilidades de otras personas (pares especialmente) como algo a admirar y admiré en él, también sus fortalezas.
  4. No presione a su hijo para que realice muchas más cosas de lo que él pueda manejar. Todo es un camino ascendente al logro. Vaya despacio pero seguro.
  5. Permítale a su hijo expresar todas sus emociones (alegría, tristeza, enojo, frustración, miedo, insatisfacción) para que sientan seguridad y comodidad en los momentos difíciles de llevar. Sabrán que cuentan con usted como apoyo incondicional.
  6. Trate abiertamente los conflictos en la familia (tenga en cuenta la edad de sus hijos para conversar de dichos conflictos) en asambleas familiares e invite a su hijo a hacer parte activa en la solución de los mismos.
  7. Fomente en su hijo la reflexión acerca de cómo se sientes las demás personas cuando suceden estos problemas?, como podrías ser empático (habilidad de entender al otro, de ponerse en los zapatos de los otros y sentir la piedra que ellos sienten con esos zapatos) con las personas que los rodean?
  8. Sea modelo en cuanto a servir, apoyar, ser solidarios con personas que atraviesan por momentos difíciles, esto hará que cuando sus hijos vivencien dificultades busquen ayuda para afrontarlas y solucionarlas. Sea el modelo positivo que usted siempre quiso tener en su infancia.
  9. Asigne roles en casa en los que la colaboración de cada integrante de la familia sea fundamental para la consecución de logros y la superación de las dificultades.
  10. Resalte patrones disciplinados en casa. Constantemente reflexione acerca de la disciplina como una estrategia de conciencia frente al hecho de que todo comportamiento tiene consecuencia, así resaltará que cada uno tiene control acerca de lo que realiza y por tanto puede cambiar siempre que sea necesario para optimizar resultados.
  11. Si la situación no tiene forma de controlarse (crisis económica, muerte de un ser querido, etc.) fomente en su hijo el autodesarrollo de acciones y decisiones diarias que faciliten la aceptación y el manejo de las mismas, resaltando que él si tiene control sobre la forma de asumir ya afrontar la situación que él no puede cambiar.
  12. El cine foro en familia es una excelente opción para fomentar la resilencia. Se sugieren películas como Buscando a Nemo, la Familia del Futuro, Valiente, en Busca de la Felicidad, Mi nombre es Khan, la vida es bella, entre otras).
  13. Busque un espacio “libre de problemas” en casa en donde sus hijos y usted mismo descanse del problema que está vivenciando; allí podrá apoyar emocionalmente la persona que desee hacerlo. Recuerde que a veces las palabras sobran y las acciones recobran importancia… los abrazos son superpoderosos.

RECUERDA: TODO PASA… HASTA LOS MALOS MOMENTOS!!! SÉR RESILIENTE ES BUEN NEGOCIO PARA TU VIDA EMOCIONAL.

https://sinalefa2.wordpress.com/2016/08/18/educar-en-valores-la-resiliencia/

http://psisemadrid.blogspot.com/2015/09/la-resiliencia-entrenarse-para-superar.html


Fecha de publicación: 16/10/2018

  • Proyecto internacional
  • Proyecto bilingue
  • SGS
  • Política de Seguridad Vial
  • Caminando por Colombia
  • Bus esCol
  • Red Papaz
  • LMS